14 octubre, 2015
Escrito por Miguel Angel

Malasaña ya no es lo que era, es la frase que más repiten los y las nostálgicas. En eso parece que todos estamos de acuerdo ¿Pero qué es ahora? Ahí las opiniones son variadas. Un barrio hipster, molón, ni sombra de lo que fue, decepcionante, asombroso. Adoradores del vintage, consumidores de Royal Moby (más allá de un porro, auténticos gourmets de la marihuana), devoradores de cupcakes, rockeros irredentos… Todos tienen espacio en este barrio madrileño en constante transformación.

Esa convivencia, que podría parecer insoportable a los puristas, es real. Y todavía más real con iniciativas como la que se pone en marcha este octubre, Coctelsaña. Durante diez días, del 15 al 25 de octubre, los amantes de los cócteles y los curiosos y aficionados encontrarán cócteles de todo tipo a 4,50, un precio tan económico que parece tener más que ver con la antigua Malasaña que con la contemporánea.

Los organizadores han creado cinco rutas (con seis cócteles cada una) y personalidades que reflejan ese carácter ecléctico del barrio. Desde la ruta Shotka, más roquera y alternativa, hasta la Marie Brizard (más refinada y sofisticada), hay paseos, bandas sonoras y compañías para todos los gustos. Es un buen momento para darse una vuelta por este barrio lleno de sorpresas y contrastes de la mano de combinaciones de primera calidad y escenarios inesperados. Todo puede ocurrir en Malasaña y hay espacios y bebidas para todos los gustos. Quizás al terminar no tengamos muy claro si hay que subir o bajar la Corredera de San Pablo, pero podremos discutir con conocimiento de causa sobre si Malasaña es un valor al alza en el ranking de barrios madrileños. Con Lavapiés siguiendo de cerca la senda de lo hipster, y la Latina como un clásico irrenunciable, el barrio de la movida sigue transformándose para encontrar una etiqueta que le siente bien, ¿por qué no buscarla con un cóctel en la mano?

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta