17 septiembre, 2013
Escrito por Mireya Lázaro

Después de meses de preparación y grabaciones, al fin se estrenó anoche la segunda edición de uno de los programas musicales con más éxito de la televisión. Ayer volvió ‘La Voz’ con sus audiciones a ciegas y sus cuatro coaches: David Bisbal, Malú, Rosario y Antonio Orozco.

Jesús Vázquez fue el encargado de nuevo de presentar por todo lo alto esta edición, en la que los ‘jueces’ del concurso dieron la bienvenida con una espectacular actuación en la que cantaron los cuatro juntos.

La audiciones a ciegas de anoche dejaron a diez seleccionados repartidos entre los cuatro coaches. David Bisbal fue quien consiguió agrupar a más participantes en su equipo, un total de cuatro. Y es que parecía que cada vez que el cantante era cautivado por una voz, este siempre acabada siendo correspondido por el concursante.

El primero en unirse al equipo de Bisbal fue Darío Benitez, un argentino de 29 años afincado en Madrid que impresionó a los cuatro coaches que lucharon por tenerlo en su grupo. Y es que Darío no solo cantó, sino que acompañó su versión de ‘Without you’ tocando el piano.

Seguidamente subía al escenario una amante de la Ópera. Estibalíz Martín de tan solo 20 años dejaba anonadados con su dominio del canto lírico a tres de los cuatro artistas. Malú, Antonio Orozco y Bisbal pugnaron por llevarsela a su equipo, y finalmente fue el almeriense quien la convenció.

La tercera en unirse al equipo fue Dina Arriaza. Esta sevillana eclipsó a los cuatro coaches con su estilo Amy Winehouse, pero ella lo tenía claro desde el principio, su elegido era David Bisbal.

Y la última, pero no menos importante, elegida por el almeriense fue Tina Riobo. Esta concursante acudía por segunda vez al programa, y aunque en la pasada edición no logró convencer, esta vez no ha sido así. De hecho, se ha convertido en la primera ‘Monstrua’, palabra que le ha dedicado Rosario, aunque ella tenía claro con quien quería irse.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta