12 febrero, 2015

Pese a la mala imagen que el Real Madrid ofreció este pasado sábado ante el Atlético de Madrid, encuentro que el líder de la Liga BBVA perdió de forma humillante al quedar 4-0 ante su vecino, los aficionados blancos tienen motivos para no ser excesivamente negativos de cara a la próxima eliminatoria de la Champions League.

Bien es cierto que nunca es agradable perder 4-0, y menos hacerlo ante el vecino de la capital, un Atlético de Madrid que desde que Ancelotti llegó al banquillo merengue, tiene tomada la medida a los blancos, pero pese a ello, existen motivos para pensar que el Real Madrid recuperará rápidamente su mejor versión.

El líder de la Liga BBVA, afronta un mes de febrero importante, sobre todo por la reanudación de la actividad en la Champions League, donde se medirá en octavos de final a un Schalke 04 que no debería suponerle excesivos problemas al actual campeón de la Champions League.

El Schalke 04 ocupa la tercera posición en la Bundesliga, pero todos sabemos que la liga alemana no es excesivamente competitiva, más aún teniendo en cuenta que equipos como Borussia Dortmund y Werder Bremen están peleando por no descender.

Junto a la ‘a priori’ facilidad de la eliminatoria de los octavos de final de la Liga de Campeones, el Real Madrid debe tener en cuenta que posee al mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo, que pese a estar viviendo un pequeño bache, tiene todo lo necesario para volver a despertar en una competición que adora. El luso destacará ante los alemanes, de eso no ha duda.

Además, también se espera el regreso del mejor Luka Modric. El mediocentro croata dejó claro que estará “listo para las batallas importantes”.

En defensa también regresarán los pesos pesados. Pepe y Sergio Ramos dejarán en el banquillo a Raphael Varane y Nacho, dos defensas, que pese a que no fueron los culpables de la derrota ante el Atlético de Madrid, no están al nivel del español y el portugués, quienes en condiciones normales, no dejarán de ser titulares de aquí al final de la temporada.

Por todo esto y por mucho más, no hay ninguna duda de que Real Madrid recuperará su mejor nivel antes de que finalice el presente mes de febrero, calmándose las aguas en un club que no quiere que se repita lo del 2006, una crisis que provocó el adiós de Florentino Pérez en su primera etapa como presidente blanco.

 

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta