30 diciembre, 2013
Escrito por Teresa Gandia

Este año, la tradicional cabalgata de los Reyes Magos en Madrid tendrá una particular novedad, no se podrán lanzar caramelos ni juguetes desde las carrozas que discurren por calles no valladas. Esta decisión ha sido tomada por parte del Ejecutivo madrileño y su alcaldesa, Ana Botella, como medida de seguridad.

El principal objetivo que se quiere cumplir con esta prohibición, es evitar desgracias como la sucedida el pasado año en Málaga, en la que un niño de seis años falleció durante la cabalgata de reyes mientras recogía caramelos caídos en la calzada.

Según ha explicado el delegado del área de Gobierno de Seguridad y Emergencias, Enrique Núñez, esta decisión no significa que no haya dulces en la cabalgata. Ha aclarado que las personas que van a pie junto a las carrozas “podrán repartir caramelos en las zonas que no estén valladas”.

En todo Madrid, se celebran un total de 15 cabalgatas en la víspera de Reyes y, en algunos casos no hay ningún tipo de seguridad ni protección de vallas en todo el recorrido, a excepción de la cabalgata central, que tiene el 100% del recorrido vallado.

Según recoge el diario ‘El Mundo’, los vecinos madrileños han aceptado la decisión aunque creen que es arbitraria y no resuelve los peligros.

Desde la asociación Amejhor creen que con esta decisión, los niños “dejarán de sentirse protagonistas” de la cabalgata. Otras organizaciones han optado por pedirle al ayuntamiento vallas en sus recorridos.

Añade el primer comentario !

Escribe una respuesta